Doctora Sánchez-Alcón (96-228 16 99)

Afecciones de la nariz

Resuelva algunas de sus dudas sobre las afecciones de la nariz.

Pruebas diagnósticas

La inspección exhaustiva de la nariz y senos paranasales incluye siempre la realización de una endoscopia con endoscopio rígido o flexible (Nasofibroscopia).

La primera se realiza mediante una anestesia suave con algodones embebidos en líquido anestésico o pulverización de las fosas y es un procedimiento muy bien tolerado. La segunda no suele precisar anestesia y nos permite acceder también a la inspección de la garganta y las cuerdas vocales (Fibrolaringoscopia).

A veces es necesario la toma de exudados nasales o biopsias.

En los casos de roncadores es necesaria la realización de una Poligrafía Respiratoria que aclare si nos hallamos ante una roncopatía simple o una apnea del sueño.


Ronquido y apnea del sueño

El ronquido puede ser simplemente un síntoma molesto, generalmente para la pareja del paciente, o hallarse asociado al Síndrome de Apnea del Sueño, en cuyo caso estamos hablando de una enfermedad seria y de graves consecuencias para la vida del paciente.

El ronquido en los niños suele deberse a hipertrofia de amígdalas y vegetaciones, en cuyo caso debe tratarse con cirugía porque tiene repercusión importante en el desarrollo del niño.

En los adultos, lo primero que debemos diagnosticar es si estamos ante una roncopatía simple o una Apnea del Sueño y, en segundo lugar, a qué nivel está la causa que lo origina. En el ronquido influyen numerosos factores, incluido el sobrepeso, la ingesta de alcohol y tabaco, una vez subsanados estos, veremos si la causa está en la nariz, por desviación del tabique nasal o hipertrofia de los cornetes, o si se halla en la garganta, por hipertrofia de las anginas o la úvula o campanilla.

Según la gravedad de los síntomas y la repercusión en la vida del paciente, se indican unas medidas entre las que se incluyen la corrección quirúrgica del tabique nasal (septoplastia) y la corrección de la hipertrofia de cornetes y campanilla con radiofrecuencia o cirugía.

La radiofrecuencia es una sencilla técnica ambulatoria que se realiza en el mismo consultorio, indolora, que no precisa taponamiento y sin efectos secundarios. Consigue corregir la mayoría de obstrucciones y, en consecuencia, hace desaparecer o disminuye de forma importante el ronquido. En los casos en los que el especialista lo considere necesario, puede precisarse la cirugía hospitalaria para realizar una uvulopalatofaringoplastia, que es la extirpación de amígdalas, úvula y paladar blando, con su posterior reconstrucción.

Otra causa de obstrucción nasal son los pólipos nasales y la sinusitis crónica. Los síntomas principales en estos casos son la congestión, cefalea, tos y alteraciones del gusto y el olfato. El primer tratamiento es médico pero si no resuelven, recurrimos a la cirugía endoscópica nasosinusal que es una intervención compleja.


Obstrucción nasal

La obstrucción nasal es la imposibilidad para respirar correctamente por la nariz, que es la parte del aparato respiratorio encargada de dicha función. Cuando la nariz se obstruye podemos respirar por la boca pero, al no estar esta preparada para ello, aparecen consecuencias negativas, como la sequedad de garganta, las mucosidades, alteraciones en la forma de los dientes y el paladar y el ronquido.

Son muchas las causas de insuficiencia respiratoria nasal y ahora repasaremos las más frecuentes.

La rinitis es una de las causas más frecuentes y consiste en la inflamación de la mucosa nasal que. Produce obstrucción, mucosidad, picor nasal y estornudos. Suele deberse a infecciones catarrales, alergia, humo del tabaco o consumo de ciertos medicamentos como los sprays nasales descongestivos y algunos fármacos antihipertensivos.

La rinitis se trata de forma médica pero si es persistente o esta mal tratada puede evolucionar hasta producir una hipertrofia de los cornetes, que son unas estructuras en el interior de las fosas nasales. El tratamiento es médico pero si no se resuelve, es necesario su cauterizacion, en la que se recomienda el uso de la radiofrecuencia.

Otra causa frecuente de obstrucción nasal es la sinusitis, aunque se manifiesta más por dolor de cabeza y mucosidad nasal o por garganta, pérdida del olfato y tos.

La respiración nasal es fundamental para conseguir que el aire que entra en nuestros pulmones está acondicionado correctamente, por ello si las rinitis hipertróficas o las sinusitis no se resuelven con tratamiento médico, recurriremos a la cirugía. Lo mismo ocurre si el tabique nasal está desviado, puesto que toda obstrucción nasal a la larga provoca sequedad faríngea, sinusitis y otitis de repetición, sangrado nasal, ronquido, alteraciónes de la posición dentaría y pérdida olfatoria.

El único tratamiento de la desviación del tabique nasal es la cirugía (septoplastia), se realiza en ambiente hospitalario con anestesia general o sedación y de forma ambulatoria. Si al mismo tiempo, el paciente quiere corregir la forma externa o estética de la nariz, se colabora con el cirujano plástico que realiza la rinoplastia.


Sangrado nasal

El sangrado por la nariz o epistaxis en una afección muy frecuente en niños, donde suele aparecer de forma espontánea y auto limitada. En los adultos es un problema mas grave que puede asociarse a traumatismos, hipertensión, alteraciones de la coagulación sanguínea, infecciones o tumores de nariz.

En niños, a veces puede requerir intervención médica para taponar o cauterizar el punto sangrante. Esta maniobra se realiza bajo anestesia local en la propia consulta sin daño para el paciente y resuelve la mayoría de casos leves, tanto en niños como en adultos. En la infancia y cuando se presenta de forma repetida, siempre hemos de descartar causas como las vegetaciones o la alergia que la pueden favorecer. También existe un tumor poco frecuente en niños, el fibroma nasofaríngeo, que se presenta como hemorragias nasales repetidas.

Ruidos en el oido

Los ruidos en el oído, también llamados acúfenos o tinnitus son una patología frecuente y muy angustiosa para el paciente. El otorrino realizará las pruebas pertinentes para diagnosticar su causa e instaurar un tratamiento precoz.


Parálisis facial

Es la paralización de los músculos de la mitad de la cara que aparece de forma súbita. La causa más frecuente es la Parálisis de Bell o a frigore pero también puede ser secundaria a traumatismos, infecciones o tumores. Diagnosticada y tratada a tiempo suele tener buena evolución.


Pérdida del olfato y gusto

La pérdida total o parcial del olfato (hiposmia o anosmia) sobreviene generalmente por afecciones nasales siendo la congestión secundaria a resfríado común la causa más frecuente. .

La pérdida de olfato se asocia frecuentemente a la pérdida del gusto.

Otros factores que causan alteraciones persistentes del olfato son la alergia, las rinitis y sinusitis crónicas, el tabaco,los traumatismos nasales o cerebrales, los pólipos nasales y el uso de ciertas gotas nasales (vasoconstrictiores). Por ello, siempre se deberá hacer una exploración completa para descartar el origen, en caso de alteraciones persistentes del olfato. Según cual sea la causa, procederá instaurar uno u otro tratamiento.


Orejas deformes

Las orejas en asa o en soplillo son una alteración de la forma del pabellón auricular para cuya corrección estética se precisa una técnica quirúrgica denominada otoplastia. Es una cirugía ambulatoria que se realiza con sedación y que pretende conseguir que el pabellón auricular quede pegado de forma simétrica al cráneo.